Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestra shop online. Lea atentamente nuestra política de cookies haciendo click aquí.
Fisiología y Anatomía de la hoja del Aloe Vera

Fisiología y Anatomía de la hoja del Aloe Vera

Aloe Vera Las Coronas 0Comentarios

José Imery-Buiza, ingeniero agrónomo y Coordinador del Laboratorio de Investigación en Genética y Mejoramiento de Aloe vera de la Universidad de Oriente en Venezuela, nos habla en esta ocasión sobre la anatomía y fisiología foliar del Aloe Vera, donde nos cuenta algunas características técnicas muy interesantes.

 

 

ALOE VERA ES UNA PLANTA XERÓFITA con adaptaciones estructurales y fisiológicas que le permiten sobrevivir en regiones áridas, semiáridas o de precipitación errática. La suculencia de sus hojas es un tipo de adaptación basada en la existencia de un tejido especializado (hidroparénquima o pulpa), donde se almacena agua dentro de grandes células con paredes delgadas. El mucílago o gel contenido en este tejido mantiene el estado hídrico de la planta, debido a la poca variación de su potencial de agua, aún en condiciones de sequía. Esta planta presenta metabolismo ácido de las crasuláceas (MAC o “CAM” en inglés), por lo cual abre sus estomas durante la noche para convertir el dióxido de carbono atmosférico en ácido málico y utilizarlo luego para realizar la fotosíntesis en el día, cuando tiene sus estomas cerrados para evitar la pérdida de humedad. La combinación de actividad MAC y acumulación de grandes cantidades de mucopolisacáridos en las hojas son mecanismos de resistencia a la sequía y posiblemente ayudan a la rehidratación de otras células foliares con un potencial de agua menor.

ALOE VERA ES UNA PLANTA PERENNE  sin tallo aparente (acaule) en plantas menores de cinco años. Sin embargo, en poblaciones naturalizadas con más de 50 años de antigüedad, se observan plantas adultas con rizomas rastreros de casi un metro de longitud. Se puede distinguir un pequeño tallo en plantas cultivadas, a las cuales se les han cosechado las hojas de la base, dejando descubierta una sección de 1,6-2,4 cm por año. En estas plantas, el tallo está envuelto con finas capas de color ocre, conformadas por los restos secos de las lígulas foliares que cubren a los entrenudos compactos de color arena.

 

Las yemas laterales de color beige se alinean en los nudos estrechos de color marrón claro y por debajo de la lígula. A partir de estos meristemos del tallo se generan estolones de 6-11 mm de diámetro y longitud variable que crecen y emergen del suelo en forma de hijuelos, muy cerca de la planta madre. La raíz principal se distingue por su color más oscuro (pardo a café), carencia de vainas foliares y por la emisión de raíces secundarias de igual color al inicio, prolongación más clara y ápice amarillento.

Las plantas de A. vera manifiestan una elevada plasticidad en la expresión de atributos foliares en función de la edad y su interacción con factores ambientales, lo cual puede conllevar a confusiones de identificación. En general, estas plantas presentan hojas suculentas, angosto-lanceoladas, sin fibras, erectas, venación paralela y dientes suaves de color verde claro que se alinean en los márgenes hasta el ápice foliar. En plantas jóvenes, las hojas emergen en forma opuesta y la lámina es de color verde grama con manchas blancas distribuidas irregularmente en ambas caras; mientras que en plantas adultas las hojas se disponen en rosetas, son de color verde manzana, sin manchas, cubiertas por una película cerosa (cutina) que le confiere una tonalidad grisácea, miden hasta 70 cm de longitud, 5-12 cm de ancho y 1-2,4 cm de espesor.

Las plantas que crecen en ambientes con estrés hídrico y deficiencia de nitrógeno muestran hojas amarillentas a rojizas, con menores dimensiones y dientes rígidos de color más oscuro. La carencia de otros elementos nutricionales (P, K, Ca, Mg, S), induce cambios foliares muy evidentes en la forma, color, brillo y tamaño de las hojas, que serán descritas en otra ocasión. En una hoja adulta, cortada transversalmente, se distinguen claramente sus componentes: cutícula, células epidérmicas, aparato estomático, mesófilo, tejido vascular, células parenquimáticas ricas en aloína encima del floema e hidroparénquima central.

 

Más información en: Genetic Resources, Chromosome Engineering, and Crop Improvement: Medicinal Plants, Volume 6. (www.crcpress.com)

 

Dr. José Imery

Amante de la Biología, Cultivo y mejoramiento genético de Aloe vera.

Etiquetas: planta aloe vera

Deja tu respuesta

*
**No fue publicado
*Url del sitio con http://
*

PUBLICACIONES RECIENTES

Productos Especiales